A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z
PinturaBiografía

Cuevas, José Luis (1934-VVVV).

Dibujante y grabador mejicano, de temática social y psicológica y de un estilo peculiar cercano al expresionismo.

Nació en México D. F., en un barrio donde le rodeaba la sordidez de la pobreza en todas sus facetas y que, sin duda, marcó profundamente su gran imaginación visual y su sensibilidad. Otro hecho acaecido en su infancia es, sin duda, definitivo en la personalidad de este artista; a los diez años sufrió una dolencia cardiaca que le obligó a guardar cama durante un largo periodo de tiempo, es el momento en el que comenzó a dibujar lo que le rodeaba desde su obligada posición de observador. El niño inteligente y sensible que sin duda era José Luis Cuevas desarrolló un carácter retraído y una obsesión por la muerte que le acompañaría siempre. Fue en su infancia también cuando se despertó su gran afición por la lectura; lector incansable, encontró en las novelas rusas del XIX (su favorito era Dostoievsky) y en la obra de Kafka, el drama psicológico, el sentido trágico de la vida y la imaginación desbordante con los que se identificaba su personalidad creadora.

Dotado de un gran talento natural para el dibujo y bajo la influencia de la obra de los pintores mejicanos del movimiento muralista, especialmente de su admirado José Clemente Orozco, llamó la atención de la crítica ya desde su primera exposición de 1953, en la que mostró una serie de dibujos que representaban escenas de burdel. Su talento y su originalidad fueron pronto reconocidos internacionalmente como lo demuestra el hecho de que tan solo un año después de su primera exposición fuese invitado a participar en una muestra en la Unión Panamericana de Washington (USA), a la que siguieron muestras en otras ciudades europeas y americanas (como París, Nueva York, Lima o Caracas). Merece destacarse el hecho de que un artista tan peculiar consiguiese un éxito internacional tan fulgurante; esto se explica por el hecho de que el mundo del arte tenía puestos sus ojos en la plástica mejicana a partir, sobre todo, del gran influjo que ejercieron los muralista (Véase Muralismo).

Aunque también pintaba, su vehículo natural de expresión era el dibujo. Realizó numerosas ilustraciones y sobre todo obra gráfica. Sus colores eran el blanco y el negro y sus maestros fueron tanto sus compatriotas como los grabados de Goya, las caricaturas de Daumier o la obra de Velázquez (realizó versiones de cuadros de los maestros antiguos y de la España negra). La literatura y el cine, a los que era un gran aficionado, también ejercieron gran influencia en su obra. Su temática era la muerte, la enfermedad, la locura; Su sentido trágico de la vida le llevó a mostrar con ironía toda la sordidez de la existencia humana sin dar muestras de moralismo. Su plástica se centraba en la expresividad del trazo rígido y agresivo, cercano a la abstracción (que construye el espacio y la figura como si se tratase de una escultura) y en el desprecio del color.

En 1964 publicó un libro, Cuevas por Cuevas, en el que de forma autobiográfica relató su vida y describió su mundo peculiar.
Entre sus obras más significativas se encuentran sus primeros dibujos de prostitutas y tullidos; las series sobre la enfermedad: Mujeres del siglo XX, Agonizantes, Enfermos, Parturientas del hospital de Morelos o Los Locos; series de temática social e histórica: Mujeres pisoteadas, La España de Franco o La conquista de México; retratos y autorretratos: Autorretrato como Rembrandt, Autorretrato como Goya bailando o Autorretrato después de leer a Kafka; sus versiones de obras de los maestros antiguos y las ilustraciones que hizo en 1957 para una edición especial de textos de Kafka, en el libro titulado Los mundos de Kafka y Cuevas.
En 1992 se inauguró en su ciudad, México D. F., el Museo José Luis Cuevas.

Bibliografía

  • Artistas latinoamericanos del siglo XX, Catálogo, Madrid, Comisaría de la ciudad de Sevilla para 1992, 1992.

  • LUCIE-SMITH, Edward. Arte Latinoamericano del siglo XX. Barcelona, Ediciones Destino, 1994.

Autor

  • Beatriz Alegre.