A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z
HistoriaBiografía

Manson, Charles (1934-VVVV).

Asesino y perturbado mental norteamericano, nacido el 11 de noviembre de 1934 en Cincinnati (Ohio), fundador de una secta satánica que tuvo su auge durante los años sesenta y principios de los setenta.

Su madre fue una joven soltera de dieciséis años que se casó poco después con un hombre de avanzada edad, William Manson, quien dio su apellido al pequeño Charles. No es mucho lo que se sabe de su infancia y adolescencia, pero un repaso somero a su historial arroja datos que ayudan a entender la personalidad de este hombre: ya antes de cumplir los doce años había estado en varios reformatorios, convicto de robo de coches; a los catorce vivía solo y realizaba trabajos esporádicos -no demasiado legales- para salir adelante y al llegar a los veinte contaba en su haber con varias estancias en prisión, circunstancias a las que se añadieron, en el breve espacio de dos años más, un matrimonio, un divorcio y un hijo -al que ni siquiera llegó a conocer.

Durante una larga reclusión -nada menos que diez años- se dedica a estudiar música y a la lectura; su interés se centra en temas de hechicería, hipnosis, magia negra y ocultismo, hasta que finalmente termina por convencerse de que él mismo es un ser de otro mundo, con una misión en la tierra que cumplir, para lo cual se le ha dotado de poderes especiales. Tras ser puesto en libertad el 21 de marzo de 1967, se marcha a San Francisco, se integra en el movimiento hippy, y durante algún tiempo sobrevive con sus canciones. Pronto se da cuenta de su enorme capacidad de hacer proselitismo, especialmente con las mujeres, así que en su calidad de enviado del demonio en la tierra, funda una secta satánica -"La Familia"- y establece su cuartel general en un rancho ruinoso, en el que él y sus "esclavas" realizan ceremonias rituales a base de sexo y drogas.

La noche del 9 de agosto de 1969 (fecha muy significativa para los norteamericanos) Manson reúne a sus secuaces, los hace vestirse con ropas negras, pone en sus manos varias armas blancas y de fuego y, finalmente, los convence de que tienen que tomar parte en una sangrienta ceremonia.

El grupo, imbuido de fe en su líder y sediento de sangre, se dirige a una villa de Bel Air, propiedad del matrimonio formado por la actriz Sharon Tate y el cineasta polaco Roman Polanski -quien salvó su vida porque se encontraba de viaje- donde tuvo lugar una de las matanzas más encarnizadas que se recuerdan en la historia. El ensañamiento que mostraban los cuerpos al ser encontrados sorprendió a los propios forenses encargados de la investigación del caso: la anfitriona, embarazada de ocho meses, estaba desnuda, colgada boca abajo y tan sumamente mutilada que se hacía difícil su identificación; el criado fue encontrado en el coche cosido a puñaladas, los amigos que se encontraban de visita habían sido torturados hasta morir y en sus cadáveres se habían hecho una serie de cortes en forma de cruz con algún objeto punzante. Por otra parte, la casa estaba llena de sangrientas pintadas en las que se leía la palabra "pig" ('cerdo'), y fueron apareciendo retales de tela, cuerdas, mazas y otros objetos empleados en la "ceremonia".

La noche siguiente, a pocos kilómetros de allí, fue asesinado de la misma forma el matrimonio La Bianca -los cuerpos mostraban las mismas marcas en forma de cruz y las paredes las mismas sangrientas inscripciones-, lo cual parecía otorgar la autoría del crimen a la misma persona. Aunque en aquel momento la policía sólo pudo detener a los componentes de La Familia bajo la acusación de robo de coches, al final se hizo justicia. Uno de los miembros de la depravada secta, Susan Atkins, que había sido enviada a prisión por otro asesinato, en un alarde de confianza, contó a las otras reclusas los demoníacos rituales practicados en casa de los Polanski y La Bianca, así que Manson y sus seguidores fueron detenidos y encarcelados.

A raíz de las investigaciones hechas a posteri, se comprobó que el motivo del demoníaco ceremonial había sido la venganza personal de Manson contra un productor que se había negado a editarle un disco y al que creía, erróneamente, propietario de la casa en que vivían los Polanski. Además, se descubrieron otras muchas sectas del mismo tipo en la zona de California, clara prueba de la histeria pseudorreligiosa que sacudía a la población americana de aquellos años. Como dato anecdótico, cabe señalar que, curiosamente, el propio Polanski había terminado pocos meses antes de estos hechos, el rodaje de La semilla del diablo, filme en el que se hacía eco de la enorme repercusión que habían llegado a tener las sectas satánicas en la mentalidad americana.

Autor

  • lu