A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z
LiteraturaBiografía

Vázquez, Francisco (1475-ca. 1525).

Poco o nada sabemos de este escritor español del siglo XVI, salvo que había nacido en Ciudad Rodrigo (Salamanca) y que se le nombra como autor de dos novelas de caballerías, Palmerín de Oliva (Salamanca, 1511) y Primaleón (Salamanca, 1512), primer y segundo libro del ciclo de los Palmerines respectivamente. La certeza de Francisco Vázquez como autor de estas dos novelas de caballerías es muy discutida por los críticos, aunque realmente en el colofón de la primera edición del Primaleón se afirma claramente que tanto esta obra como su antecesora, Palmerín de Oliva, son obras de “Francisco Vásquez”.

El problema de la autoría surge al leer la primera edición del Palmerín, pues después del colofón figuran seis coplas de arte mayor escritas por un tal “Joannis Augur Transmierensis”, en donde parece que se dice que la obra fue escrita por una mujer llamada Augustobrica, a quien ayudó un hijo suyo que se encargó de la parte caballeresca del libro. El nombre “Augustobrica” de estos versos finales del Primaleón (“es de Augustobrica aquesta lauor”) se explica fácilmente como el nombre latino de la ciudad natal del autor, Ciudad Rodrigo, y no como el nombre propio de una supuesta autora de la obra, “la señora Augustobrica”, como entendió el editor, el célebre novelista Francisco Delicado.

El problema se resume en que el autor de estas dos obras puede ser:

a) Francisco Vázquez, nombre que sólo aparece en la edición de Primaleón de 1512, en la que se le menciona como editor y traductor del griego al español tanto de esta obra como de su antecesora: el Palmerín. Seguidamente, se dice que Francisco Vázquez es vecino de Ciudad Rodrigo, lo que lo relaciona con la dama de los versos finales que se nombra en el Palmerín. Por otro lado, Juan Augur escribió un epigrama latino en el que afirma que el Palmerín es obra de una mujer y que el hijo de ésta escribió más tarde otro libro donde continuó las aventuras del escrito por su madre, el Primaleón.

b) Una mujer cuyo nombre se desconoce, nacida en Augustobrica, a quien ayudaría un hijo suyo a escribir los episodios militares, mientras ella trabajó sobre los amorosos. Esta opción aparece con insistencia en varios prólogos y en los versos finales compuestos por Juan Augur para la primera edición del Palmerín. Sin embargo, nada se conoce de esta dama, quien pudo muy bien haber utilizado el seudónimo de Francisco Vázquez para escribir estas obras; no obstante, también cabe la posibilidad de que éste fuera el nombre de su hijo.

c) Juan Augur, personaje nacido en Trasmiera (Burgos) y residente en Salamanca que estuvo relacionado con Diego Fernández de Córdoba, a cuyo hijo, Luis Fernández de Córdoba, se dedica el Palmerín y el Primaleón. Augur pudo haber ocultado su verdadero nombre bajo el de Francisco Vázquez por miedo a la desaprobación que recibiría de moralistas y eruditos, y fingir asimismo la existencia de la dama y de un hijo suyo que cooperarían en la redacción de ambas obras.

El libro del famoso y muy esforçado Palmerín de Olivia (Salamanca, 1511), que más adelante se convirtió en de Oliva (aunque el Olivia de la primera edición no es un error), relata las aventuras del hijo que hubo del matrimonio secreto entre el príncipe de Macedonia Florendos y Griana, la hija del emperador de Constantinopla. Los padres entregaron al niño a un escudero, quien lo abandonó en un bosque, donde le encontró un colmenero que le crió, y le llamó Palmerín de Olivia porque lo halló en una montaña llamada Olivia entre palmas y olivos. Palmerín supo con el tiempo cómo fue hallado misteriosamente por quien él creía su padre y marchó para armarse caballero a Macedonia, donde le armó su verdadero padre, aunque no se conocían.

De esta manera comienzan las aventuras de este bravo paladín, en las que lucha con innumerables caballeros y gigantes esgrimiendo el nombre de su señora, Polinarda. Con el tiempo se casaron Polinarda y Palmerín, que ya había sido coronado emperador de Constantinopla, y tuvieron un hijo al que llamaron Primaleón, quien continuó las aventuras de su padre en su propia crónica, el Primaleón (Salamanca, 1512). Esta obra es muy parecida a la previa, si bien su estilo es menos áspero y su trama argumental resulta un tanto más complicada. En Primaleón se narra la crónica de los hijos de Palmerín: Polendos y Primaleón.
Polendos era hijo secreto de Palmerín y la reina de Tarsi. Una vez conocido su verdadero linaje, tomó las armas y marchó a Constantinopla para darse a conocer a su padre y participar en un gran torneo que allí se iba a celebrar. En el torneo, Primaleón fue nombrado caballero y participó en él; de esta manera, Primaleón comenzó su vida como caballero andante junto a su medio hermano; más tarde, mató uno a uno a todos los pretendientes de Gridonia, la hija de los duques de Hormedes, quienes habían prometido conceder la mano de su hija a aquel caballero que les trajese la cabeza de Primaleón. Tras entrar en el castillo cierta noche, se enamora de Gridonia y yacen placenteramente; fruto de este encuentro es el caballero Platir. De ese modo, el libro continúa con las aventuras y amores de estos caballeros con sus respectivas damas, sin que en ningún momento se olviden las del propio Palmerín.

Bibliografía.

  • GAYANGOS, P. de: "Discurso preliminar", en Libros de caballerías, I, Madrid, 1857, (B.A.E., 40).

  • MANCINI, G.: Dos estudios de literatura española, Barcelona, 1970.

Autor

  • Pablo Rino Carbajo