A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z
CineBiografía

Sarda, Rosa María (1941-VVVV).

Rosa María Sardá

Actriz española nacida en Barcelona el 30 de julio de 1941. Representa uno de los más firmes valores de la escena y la cinematografía del país y se ha convertido en musa de los principales directores de teatro contemporáneos, fundamentalmente en el circuito catalán. Sus trabajos para el cine y la televisión también le han permitido demostrar sus grandes cualidades interpretativas y, con una dilatada carrera, se ha ganado a pulso el reconocimiento general del público y de la profesión.

Desde niña mostró una fuerte inclinación hacia los escenarios y durante su etapa adolescente compaginó sus primeros trabajos con la formación dramática hasta que, superados los veinte años, consiguió dedicarse al teatro de manera profesional. Debutó en 1965 y su primer papel protagonista llegó cuatro años después de la mano de Ventura Pons en la obra The Knack de Ann Jellicoe. En la primera mitad de la década de los setenta colaboró como primera actriz en los espectáculos del grupo musical y humorístico 'La Trinca', al tiempo que participaba en representaciones teatrales de la escena catalana como Opa de pollastre amb oli o Rosa i Mari.

Consagrada en el circuito teatral de la Ciudad Condal, Rosa María Sardá también consiguió importantes triunfos en la escena madrileña con obras como Esperando a Godot de Beckett o la versión que hizo Buero Vallejo de Madre Coraje de Brechty que dirigió Lluis Pasqual en el teatro María Guerrero (1986). En 2000 regresó a los escenarios catalanes, ocho años después de su actuación en L'Hostal de la Glòria y lo hizo de la mano de Mario Gas con la obra Olors del dramaturgo Benet i Jornet. Ligada de manera permanente al teatro, a pesar de su intensa carrera en el cine y la televisión, la actriz catalana también se aventuró en la dirección de algunas piezas escénicas como ¡Ai, carai! (1989) de Benet i Jornet o El visitante de Eric Emmanuel Schmit (1996).

Su trayectoria cinematográfica ha discurrido al lado de los mejores directores del panorama nacional y también de las jóvenes promesas del cine. En 1987, García Berlanga le ofreció un papel en Moros y cristianos y en 1990 participó en El anónimo, la ópera prima del director vasco Alfonso Arandia, y en ¿Lo sabe el ministro? de Josep María Forn. Un año después, formó parte del reparto de la comedia Un submarino en los manteles del director Ignasi Ferré, antes de rodar La fiebre del oro a las órdenes de Gonzalo Herralde. Reclamada por los principales realizadores de comedias, la actriz catalana ofreció destacadas interpretaciones en Allegre ma non tropo (1994) y El efecto mariposa (1995) de Fernando Colomoy en la saga que José Luis García Sánchezinició con Suspiros de España y Portugal y continuó con Siempre hay un camino a la derecha (1997). Precisamente por su trabajo en la comedia ¿Por qué le llaman amor cuando quieren decir sexo? de Manuel Gómez Pereira, el 21 de enero de 1994 fue galardonada con el Premio Goya de la Academia Española de Cine a la mejor interpretación femenina de reparto.

Habitual de las producciones independientes de la cinematografía catalana, Rosa María Sardá también participó en 1996 en Airbag del director vasco Juanma Bajo Ulloa, uno de los mayores éxitos de taquilla de aquel año, y en 1999 en Todo sobre mi madre, la película más galardonada del cine español con la que el director manchego Pedro Almodóvar consiguió el Oscar de Hollywood a la mejor producción de habla no inglesa. Con Actrices (1997), adaptación de Ventura Pons de la pieza teatral de Benet i Jornet, la actriz demostró que sus registros interpretativos van más allá del género cómico y consiguió firmar un magnífico papel dramático junto a Nuria Espert, Anna Lizarán y Mercé Pons. Nuevamente de la mano de Ventura Pons, volvió a la cartelera en 2001 con Anita no pierde el tren, para interpretar a una taquillera prejubilada de un cine de barrio en Barcelona. La película recibió el premio a la mejor cinta iberoamericana en el Festival de Cine de Mar de Plata (Argentina) y Sardá fue galardonada con una mención especial del jurado. Ese mismo año rodó a las órdenes de Joaquín Oristrell la película Sin vergüenza, trabajo por el que mereció el segundo Premio Goya de su carrera como mejor actriz de reparto.

Finalmente hay que destacar la carrera de la actriz en televisión. Debutó en la cadena catalana con el espacio Festa amb Rosa María Sardá y La noche de la tía Rosa, donde hizo gala de su extraordinaria vis cómica. Ya en la televisión de cobertura nacional se encargó de la conducción y dirección del programa Ahí te quiero ver, emitido a mediados de los años ochenta, y en 1991 se hizo cargo de la presentación de Ole tus vídeos, espacio que alcanzó gran popularidad en las cadenas autonómicas. Tres años más tarde regresó a TVE para protagonizar junto a Ferrán Rañé la serie Villa Rosaura, una comedia de situación de la que se estrenaron nuevos capítulos en 1996. Demostró una vez más sus extraordinarias cualidades humorísticas con ocasión de las galas de entrega de los Premios Goya del cine español en 1994, 1999 y 2002, en las que la actriz catalana, que ejercía de presentadora, se convirtió en la estrella indiscutible de las ceremonias.

En marzo de 2005 recibió el premio Max a la mejor actriz por su trabajo en la obra Wit, de Margaret Edson, en la que interpreta a una enferma de cáncer en fase terminal.

En Octubre del 2010, recibió la medalla de oro del cine español, de manos del entonces director de la Academia del Cine Español, Alex de la Iglesia.

Autor

  • Isabel Sánchez Calvo