A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z
PolíticaHistoriaBiografía

Noboa Bejarano, Gustavo (1940-VVVV).

Político ecuatoriano, nacido en Guayaquil en 1940, que ocupó la presidencia de la República de Ecuador entre 2000 y 2003.

Rector de Universidad Católica durante diez años, nunca se quiso afiliar a ninguna formación política, sino que prefirió dedicarse a la docencia, a la que entregó treinta años de su vida. Este talante independiente y su línea de actuación sólida y honrada le granjearon las simpatías del pueblo, que le eligió gobernador de la provincia de Guayas, y le consideró un posible sucesor del presidente Abdalá Bucaram en 1997. Rechazó en tres ocasiones la cartera ministerial, y tampoco quiso aceptar la vicepresidencia que, a instancias del ex presidente Sixto Durán Ballén, se le ofrecía tras la renuncia de Alberto Dahnik.

Pasó luego a ocupar la vicepresidencia del ejecutivo de Jamil Mahuad, al que apoyó incondicionalmente hasta que, el 21 de enero de 2000, se produjo la oleada de manifestaciones y protestas que pedían su dimisión a causa de la degradada situación económica del país. Pocos días después, un grupo de militares, acompañado por miles de indígenas, tomó el Parlamento y la sede de Tribunal Supremo, y proclamó una junta de salvación nacional bajo la presidencia del coronel Lucio Gutiérrez. Al día siguiente, Noboa asumió la presidencia de la República ecuatoriana gracias a una hábil maniobra de uno de los miembros de la citada junta, el general Carlos Mendoza, que se declaró partidario de la sucesión constitucional, lo que permitió superar la crisis y abortar el golpe de Estado militar.

Durante su toma de posesión, Noboa se comprometió a restablecer el orden en el país, a modernizar el Estado y a luchar contra la corrupción. Anunció, asimismo, que su gobierno consideraría debidamente las aspiraciones del pueblo indígena. Sin embargo, las primeras medidas económicas adoptadas por el ejecutivo volvieron a destapar la caja de los truenos entre la comunidad india.

En el mes de enero de 2001, cuatro mil indígenas procedentes de las zonas rurales partieron hacia Quito y se refugiaron en la Universidad Politécnica Salesiana en protesta por las iniciativas económicas de Noboa que habían logrado duplicar el precio del gas para uso doméstico y aumentar en un 75% las tarifas del transporte público. Antonio Vargas, líder de la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (Conaie) y promotor del movimiento social que en enero de 2000 consiguió derrocar al presidente Mahuad, exigía además que el Gobierno diera marcha atrás en su decisión de adoptar el dólar como moneda nacional. Tras una semana de negociaciones fallidas entre el ejecutivo y la comunidad indígena, el presidente decretó el estado de emergencia en el país ante el temor de que se radicalizara el levantamiento popular. Al este de Ecuador se produjo un violento enfrentamiento entre las fuerzas militares y columnas de manifestantes que se saldó con un balance de cuatro indígenas muertos y decenas de heridos. Finalmente se reanudaron las conversaciones entre el gobierno de Noboa y la Coniae y se firmó un acuerdo para poner fin a las protestas, con el que el ejecutivo suspendió el estado de emergencia y se comprometió a rebajar el precio del gas de uso doméstico y la gasolina.

Las elecciones presidenciales de 2002 dieron la victoria al ex coronel Lucio Gutiérrez, el militar que lideró el golpe contra Mahuad y que presentó su candidatura al frente de una alianza de fuerzas de izquierda y movimientos indigenistas. Relevado ya del cargo en enero de 2003, el ex presidente Noboa solicitó asilo político en Santo Domingo toda vez que la justicia ecuatoriana inició una investigación tras la denuncia del también ex presidente Febres Cordero, que involucró a Noboa en un presunto delito de irregularidad fiscal. Concedido el asilo, en agosto de 2003 viajó a República Dominicana.

Noboa regresó a Ecuador en abril de 2005 después de que la Corte Suprema, renovada casi por completo por el Gobierno de Lucio Gutiérrez, le exculpara de los cargos de corrupción. Esta decisión, que también dejaba libres de responsabilidad a los ex presidentes Bucaram y Dahik, fue el detonante que provocó, días después, la destitución del presidente Gutiérrez.

Autor

  • Isabel Sánchez Calvo