A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z
HistoriaPolíticaBiografía

Menem, Carlos Saúl (1930-VVVV).

Político argentino, presidente de la República entre 1989 y 1999, nacido el 2 de julio de 1930 en Anillaco (La Rioja). Su nombre completo es Carlos Saúl Menem Akil.

Hijo de inmigrantes sirios sunnitas llegados a Argentina en la segunda década del siglo, realizó los estudios primarios y secundarios en su provincia natal. En 1950, durante un viaje de estudiantes a la capital, conoció al general Juan Domingo Perón y a su esposa, Eva Duarte. Licenciado en Derecho por la Universidad de Córdoba en 1955, comenzó a ejercer la abogacía en La Rioja como defensor de oficio de los presos políticos encarcelados a raíz del golpe de Estado antiperonista de aquel último año. En 1957, tras un período de detención el año anterior por razones políticas, fundó la Juventud Peronista de La Rioja y se convirtió en asesor legal de la Confederación General del Trabajo (CGT) en esta provincia; actividad que ejerció hasta 1970.

Forzado a militar en el Partido Unión Popular por hallarse el peronismo fuera de la ley, en 1962 resultó elegido diputado provincial por el departamento de Castro Barros, pero en 1963 el golpe de Estado militar que derrocó al presidente Arturo Illía le imposibilitó desempeñar el cargo. Ese mismo año fue elegido presidente del proscrito Partido Justicialista (PJ) en La Rioja, pero su carrera sufrió un nuevo revés cuando en 1964 hubo de retirar su precandidatura a la gobernaduría de La Rioja, siguiendo el llamamiento hecho por Perón desde su exilio madrileño para que las fuerzas justicialistas se abstuvieran de participar en elecciones bajo las siglas de otros partidos.

En 1964 realizó dos viajes al exterior, uno a la tierra de sus antepasados, Siria, donde conoció a su futura esposa, Zulema Yoma, y otro a Madrid, donde se entrevistó con Perón en calidad de apoderado de la Juventud Peronista de La Rioja. En las elecciones democráticas del 11 de marzo de 1973, primeras con participación directa del justicialismo, Menem ganó para gobernador de La Rioja con el 67% de los votos, pero el 24 de marzo de 1976, día del golpe de Estado militar que derrocó a la presidenta María Estela Martínez de Perón, fue desposeído de su cargo y detenido. Hasta 1978 permaneció prisionero en un buque anclado en Buenos Aires y luego en el penal militar de Magdalena, y hasta el 17 de febrero de 1981 continuó en régimen de libertad vigilada.

Con la restauración de la democracia fue nuevamente elegido gobernador de La Rioja el 30 de octubre de 1983 con el 54% de los sufragios, y en 1987 obtuvo la reelección con el 63%. El 9 de julio de 1988 se impuso al gobernador provincial de Buenos Aires, Antonio Cafiero, en las primarias del Partido Justicialista para las presidenciales del año siguiente. El 14 de mayo de 1989 Menem se impuso al radical Eduardo Angeloz con más del 47,3% de los votos, y el 8 de julio, con cinco meses de antelación (el traspaso de poderes estaba previsto el 10 de diciembre), sucedió al presidente saliente Raúl Alfonsín, quien deseaba evitar tan prolongada provisionalidad dada la delicada situación económica y social.

En efecto, Menem heredó una economía en rápida descomposición, con una recesión del -6% y una inflación del 5.000%. Con celeridad y dando un giro de 180 grados a su campaña populista, aplicó un extraordinariamente duro programa de choque, cuyo carácter ultraliberal encolerizó a muchos peronistas, que recordaron el carácter eminentemente social del movimiento justicialista. Los dos primeros años de gobierno Menem fueron dramáticos, con un programa exhaustivo de desregulaciones, privatizaciones, reducción del gasto público y moderación de los salarios (por debajo del índice de precios) que tuvo efectos devastadores en las clases medias y bajas, más una sucesión de escándalos, aderezados con episodios de intrigas y conflictos conyugales más propios de la prensa sensacionalista, que demostraban una corrupción de grandes proporciones en los entornos más cercanos a la Casa Rosada.

También acometió una serie de medidas tendentes a resolver definitivamente la “cuestión militar”, entre ellas el polémico indulto a los máximos culpables de la represión durante la dictadura, concedido el 30 de diciembre de 1990, justamente a los pocos días de frustrarse la última asonada de militares "carapintadas" en Buenos Aires, liderados por el coronel ultraderechista Mohamed Seineldín. Esta decisión fue valorada como insensible para con las víctimas de la dictadura y como una muestra de la debilidad del Gobierno, pero Menem la justificó en aras de la superación del pasado.

En 1991 la tensión social comenzó a aminorar, a la par que el programa de choque empezaba a dar sus frutos macroeconómicos: crecimiento positivo del 4,5% e inflación "moderada" del 230%. Esta tendencia se sostuvo hasta 1995, cuando sobrevino una repentina recesión del -4,4%, pero con una tasa de inflación del 1,6%, la segunda más baja del mundo aquel año. En este tiempo Menem había conseguido imponer un poco de orden en sus filas y pronto se benefició de la relativa calma social: el PJ venció en las legislativas parciales del 3 de octubre de 1993 con el 43,1% de los votos y 126 escaños, y en las constituyentes del 10 de abril de 1994 con el 37,6% y 138 escaños. Cifras que debían añadirse a las obtenidas por los radicales (19,9% y 75), nuevos e inopinados aliados de Menem desde el "Pacto de Los Olivos" del 14 de noviembre de 1993, para promover una reforma constitucional que permitiera la reelección presidencial por dos períodos cuatrienales consecutivos.

Menem culminó con éxito su estrategia continuista en las elecciones generales del 14 de mayo de 1995: él fue reelegido en las presidenciales con el 49,6% de los votos frente al 29,2% de su inmediato rival, José Octavio Bordón, del Frente País Solidario (FREPASO), una pujante amalgama centro-izquierdista de socialistas y disidentes del "peronismo traidor" y del "radicalismo light"; en las legislativas el PJ, con sus 134 escaños, consiguió la primera mayoría absoluta del peronismo desde 1951. Menem tomo tomó posesión de su segundo mandato el 8 de julio.

Si bien consiguió en estas consultas un respaldo electoral que de alguna manera reconoció sus éxitos macroeconómicos, no dejó de ser objeto de duras acusaciones desde diversos colectivos considerados agraviados por su gestión: sindicatos, organizaciones de víctimas de la dictadura, asociaciones populares de base o el gremio de periodistas, entre otros. En el verano de 1996 se reactivó la protesta laboral por el incremento del desempleo y las desigualdades sociales, que el notable crecimiento económico y una inflación aniquilada (sólo un testimonial 0,1%) no lograron eclipsar. Este descontento se confirmó en las elecciones legislativas y a gobernadores del 26 de octubre de 1997, en las que la nueva Alianza UCR-Frepaso batió al PJ, por primera vez desde 1987, con el 45,7% de los votos frente al 36,2%. La oposición advirtió entonces la posibilidad de desplazar al peronismo del poder en las presidenciales de 1999.

En efecto, tras frustrar el propio PJ las aspiraciones de Menem a optar -mediante una segunda reforma constitucional ad hoc- a un tercer mandato, aceptó la nominación del popular gobernador de la provincia de Buenos Aires y rival, Eduardo Duhalde. No obstante, en las elecciones del 24 de octubre el vencedor fue el aliancista Fernando de la Rúa, al que Menem traspasó sus funciones el 10 de diciembre de 1999. En el momento de su salida Menem era, salvando a Fidel Castro, el mandatario latinoamericano más antiguo.

Otros hechos destacados del mandato de Menem fueron la renuncia a desarrollar armas nucleares el 28 de noviembre de 1990 y el restablecimiento de relaciones diplomáticas con el Reino Unido el 15 de febrero de 1990, ocho años después de la Guerra de las Malvinas. La normalización de relaciones tuvo su colofón en la visita que realizó al Reino Unido en octubre de 1998, primera de un presidente argentino desde la guerra, en la que firmó con el primer ministro Tony Blair una declaración de reconocimiento mutuo de las respectivas reclamaciones de soberanía sobre las islas.

Menem fue protagonista de eventos internacionales tales como la cumbre de Asunción, que puso en marcha el MERCOSUR (el 26 de marzo de 1991), la 5ª Cumbre Iberoamericana, en San Carlos de Bariloche (16-17 de octubre de 1995), y el Acuerdo Interregional MERCOSUR-UE, en Madrid (15 de diciembre de 1995), entre otros. Impulsó la integración de Argentina en diversas iniciativas de cooperación internacional, desde operaciones de mantenimiento de la paz de Naciones Unidas hasta las modernas tendencias de globalización comercial. En este último capítulo, Menem se reveló como un aliado en Sudamérica del proyecto impulsado por Estados Unidos para un Área de Libre Cambio de las Américas (ALCA), efectiva en 2005. Por el contrario, el socio-rival de Argentina en la región, Brasil, antepone el MERCOSUR, proyecto anterior de ámbito geográfico reducido pero con metas de integración mucho mayores.

El 7 de junio de 2001 el ex presidente tuvo que enfrentar uno de los peores momentos de su carrera política. La justicia argentina ordenó su detención por su presunta responsabilidad en la venta ilegal de armas a Croacia y Ecuador. Durante su mandato, Argentina envió material armamentístico a estos dos países a pesar del embargo internacional impuesto a Croacia por la guerra de los Balcanes y a Ecuador por el conflicto con Perú. Como ya había cumplido los setenta años, Menem pudo benificiarse del arresto domiciliario que contempla la legislación del país para los detenidos de avanzada edad. Un mes más tarde, el juez argentino Jorge Urso confirmó la prisión preventiva del ex presidente y ordenó su procesamiento. Finalmente, recuperó su libertad el 20 de noviembre después de que la Corte Suprema de Justicia dictara un fallo de absolución.

En octubre de 2002, anunció su participación en las elecciones internas del Partido Justicialista para designar al candidato peronista a las presidenciales, previstas para la primavera de 2003. No hubo acuerdos en el seno de la formación y, por primera vez en la historia del PJ, los peronistas acudieron a las urnas fragmentados en apoyo de tres candidaturas diferentes: la del gobernador de Santa Cruz, Néstor Kirchner, la del efímero presidente Adolfo Rodríguez Saá y la del incombustible Carlos Menem. Menem y Kirchner fueron los más votados en la primera vuelta y quedaron convocados para disputarse en la segunda la jefatura del Estado. Todas las encuestas daban como favorito a Kirchner y comenzaron a circular rumores sobre la intención de Menem de abandonar la lucha electoral. Los temores se cumplieron y el 14 de mayo de 2003, cuatro días antes de las elecciones, el ex presidente anunció la retirada de su candidatura. Su gesto, acogido con sorpresa por sus seguidores y con manifiesta indignación por sus detractores, convirtió a Néstor Kirchner en nuevo presidente de la República.

Menem salió del país y se instaló en el vecino Chile, aunque no consiguió evitar nuevas reclamaciones de la justicia argentina por sendos delitos de fraude en una licitación pública y estafa fiscal. Los procesos abiertos contra el ex mandatario le acusaban de malversar fondos destinados a la construcción de penales y de ocultar una cuenta en Suiza, durante su etapa en la Casa Rosada. En diciembre de 2004, Menem anunció su regreso al país después de que los jueces decretaran la suspensión de las órdenes de captura internacional a cambio de que el acusado depositara una fianza de un millón de dólares. Reinstalado en su provincia natal de La Rioja, prometió presentar su candidatura a las presidenciales de 2007. Antes de preparar un nuevo desembarco en la Casa Rosada, anunció su intención de convertirse en senador tras los comicios de octubre de 2005. Logró una amplia victoria en las primarias del Partido Justicialista en La Rioja, celebradas en el mes de agosto, y cumplió su objetivo de lograr escaño en el Senado en las elecciones de otoño.

Es autor de los libros Argentina Ahora o Nunca, Argentina año 2000, La Revolución Productiva y Reforma del Estado y Transformación Nacional. Entre sus abundantes condecoraciones hay que mencionar: Collar del rey Abdulaziz en el Primer Grado (Arabia Saudí), Gran Estrella de la Orden de Honor (Austria), Orden Nacional de Cruzeiro do Sul (Brasil), Gran Orden del Rey Tomislav (Croacia), Collar de la Orden del Mérito (Chile), Collar de la Orden del Nilo (Egipto), Collar de la Orden de Isabel la Católica (España), Gran Cruz de la Legión de Honor (Francia), Orden del Mérito de la República Italiana, Gran Cordón de la Suprema Orden del Crisantemo (Japón), Soberana Orden de Malta, Collar de la Orden del Águila Azteca (México), Orden del Sol (Perú), Caballero de la Orden Pianna (Vaticano), Insignia del Gran Cordón de la Orden de los Omeyas (Siria) y Orden del Libertados Simón Bolívar (Venezuela). Es asimismo doctor honoris causa por las universidades de Pekín, Houston, Loyola y Keio, entre otras distinciones académicas.

En relación a los terribles atentados con bombas a la sede de la AMIA, una institución cultural israelí, en 1994, un juez federal de Argentina pidió el procesamiento del ex presidente Menem, junto con el ex jefe de Inteligencia Hugo Anzorreguy y del juez Juan José Galeano, por presunto encubrimiento.

R. Ortiz de Zárate

Autor

  • ROZ ; 0106 (a.ISC).