A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z
AstronomíaFísicaBiografía

Koshiba, Masatoshi (1926-VVVV).

Físico japonés, galardonado con el Premio Nobel de Física en 2002 por sus "pioneras contribuciones a la Astrofísica, especialmente por la detección de los neutrinos cósmicos".

Nacido en Toyohashi (AIchi) el 19 de septiembre de 1926, después de la Segunda Guerra Mundial se trasladó a Estados Unidos, donde se doctoró por la Universidad de Rochester en 1955. Prosiguió las investigaciones de Raymond Davis sobre las fuentes de neutrinos de origen cósmico, diseñando un gigantesco y nuevo detector de estas escurridizas partículas con el que, el 23 de febrero de 1987, consiguió detectar los neutrinos generados en la explosión de una supernova. Para comprender la dificultad de su descubrimiento es necesario decir que sólo pudo captar 12 de los 1016 neutrinos que atravesaron el detector.

Koshiba promovió la construcción del observatorio subterráneo Kamioka con el propósito de investigar la estabilidad de la materia, una de las cuestiones más fundamentales de la Física actual, y las fuentes astronómicas de neutrinos. Para evitar que otros eventos producidos por los rayos cósmicos interfirieran en la detección de los neutrinos, situó el observatorio a 1.000 metros de profundidad en la antigua mina Mozumi de plomo y zinc, en Japón. El detector estaba formado por un tanque de 3.000 toneladas de agua purísima y más de 1.000 fotomultiplicadores conectados ópticamente con el tanque. En el experimento, los detectores responden a los débiles destellos azulados producidos por efecto cerenkov cuando los neutrinos atraviesan el agua a velocidades próximas a la de la luz.

El 23 de febrero de 1987 fueron detectados 12 neutrinos procedentes de la explosión de una supernova situada en la Gran Nube de Magallanes. La explosión fue provocada por el colapso al final de su vida evolutiva de una estrella aproximadamente 20 veces más masiva que nuestro Sol. Durante un periodo de sólo 20 segundos, esta supernova emitió 1.000 veces más energía que la que ha emitido nuestra estrella durante los 4.500 millones de años de su existencia. Estas cifras, por gigantescas, no hicieron más que confirmar las teorías que los astrofísicos habían predicho. De la duración de la salva de neutrinos se llegó a la conclusión de que su masa se aproximaba a 20 eV.

La experiencia de Koshiba, añadida a las previas detecciones de neutrinos solares, abrieron una nueva vía de investigación en Astrofísica, conocida como Astronomía de neutrinos. Los estudios sobre Astronomía de neutrinos que realiza el Kamioka Underground Observatory posibilitan observar el interior de los núcleos de las estrellas que resultan inaccesibles a la observación óptica o de otras regiones del espectro electromagnético. Estos trabajos son también útiles en la investigación sobre las partículas elementales, a la vez que en la confirmación de la Gran Teoría Unificada (Grand Unified Theories).

Los experimentos de Koshiba confirmaron además la deficiencia de neutrinos procedentes del Sol detectada por Davis, pero no fue hasta 1988 cuando esos resultados encontraron la evidencia de que el neutrino tenía una masa equivalente a 20 eV en la forma de oscilaciones entre neutrinos tau y muones.

Koshiba fue docente de la Universidad de Tokio hasta su retiro en 1987, año en el que fue nombrado profesor emérito de la institución. Más tarde recibió el doctorado honoris causa por la Escuela Normal Superior de la Universidad de Pisa. Miembro de la Sociedad Americana de Física y de las Sociedades Física y Astronómica Japonesas, entre otras distinciones ha recibido la orden del Mérito Cultural y Científico del Emperador del Japón. En 2002 compartió con Raymond Davis, el premio Wolf de Física y, también junto al estadounidense y al italoamericano Riccardo Giacconi, recibió ese mismo año el Premio Nobel.

GMM

Autor

  • Gerardo Meiro Martínez