A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z
LiteraturaBiografía

González, David (1964-VVVV).

Poeta español, nacido en Gijón (Asturias) en 1964. Su vida, llena de azarosos contratiempos (estuvo encarcelado desde los diecisiete hasta los veinte años) no le ha permitido seguir el proceso de formación académica habitual en un joven de su edad, y en la actualidad (1999) trabaja como obrero especializado en una empresa metalúrgica asturiana. Sin embargo, su innata vocación poética, cultivada con una tenaz dedicación y una asombrosa capacidad para transmitir sus ideas, sensaciones y sentimientos, le ha convertido en una de las voces más frescas, originales e interesantes de la joven poesía española de finales del siglo XX.

Esta tenacidad autodidacta le ha permitido publicar varios volúmenes de poesía que han sido espléndidamente acogidos por los lectores y la crítica especializada. Su primer poemario, aparecido bajo el título de Ojo de buey, cuchillo y tijera, salió a la luz editado por el propio David González, y la misma vía de publicación siguieron sus dos entregas poéticas posteriores, Nebraska no sirve para nada y Esto no es Hollywood. Su cuarto poemario, El demonio te coma las orejas (Ayamonte: Crecida, 1997) narra su experiencia carcelaria, y constituye, hasta la fecha, el punto culminante de su expresión literaria. Además de estas obras, David González tiene en curso de elaboración de otro poemario, Sólo sangre, y un volumen de relatos inéditos titulado El lenguaje de los puños. El vigor y la calidad de su poesía le ha llevado a ser incluido en prestigiosas antologías de poetas españoles contemporáneos (como la recopilada por Roger Wolfe, bajo el título de Gijón Exprés). En la actualidad, compagina su actividad laboral con su cargo de codirector de publicaciones del Ateneo Obrero de Gijón.

En 1999 publicó Ley de vida, conjunto de poemas y relatos encabezados por una frase programática: "Cualquier parecido con la ficción es pura realidad".

Su poesía, anclada siempre en la experiencia autobiográfica, presenta desde la radicalidad de la marginación una acusada conciencia social. Para ello, David González se sirve de un lenguaje sencillo y directo, que no rehúye la expresión coloquial ni el léxico de argot callejero, desprovisto de cualquier imagen o adjetivación compleja que pudiera desvirtuar esa veracidad que constituye el auténtico objetivo de su poesía. Además, hay en toda su obra un marcado aliento narrativo que trasluce su deseo de contar, por encima de todo, una experiencia real, el relato de unos hechos que se presentan, en su dureza explícita y descarnada, como una historia fácil de asimilar por el destinatario de sus versos. De ahí que para David González el poema deba contar, ante todo, la verdad, por muy dañina que sea, puesto que "un poema no debe servir para entretener, sino para estremecer"; y de ahí también que su definición del lenguaje poético lo califique de "claro, inteligible y realista": "La primera mojada / (con un pincho sacado / de la pata de una cama / -un conan- / l entró por la boca abierta / le atravesó la lengua y la garganta / y le salió por la espalda. // La segunda se la espetaron / en la nuca. / Le rompió los dientes / y terminó de reventarle / la cabeza" ("Depósito legal", de El demonio te coma las orejas).

Bibliografía

  • CORREYERO, Isla. Feroces. Radicales, marginales y heterodoxos en la última poesía española (Barcelona: DVD ediciones S.L., 1998).

Autor

  • JR.