A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z
BiografíaFotografía

Frank, Robert (1924-VVVV).

Fotógrafo suizo, nacido en Zurich en 1924.

De carácter introvertido y personalidad difícil, ejerció una influencia casi mítica entre los jóvenes de Zurich, aunque voluntariamente y a edad relativamente temprana dejara de hacer fotografías.

Con tan sólo 18 años se inició en el arte de la fotografía como ayudante del también suizo Gotthard Schuh, para en 1947 viajar a Estados Unidos donde fue contratado en Harper’s Bazaar, al tiempo que trabajaba para Fortune o Life. Pero, frustrado ante la presión que le supusieron los trabajos por encargo de las revistas, solicitó y obtuvo la beca Guggenheim, con lo que se convirtió en el primer fotógrafo no americano en recibirla. Así, después de ayudar a Steichen con su famosa exposición “The Family of man”, en 1955 realizó una gira fotográfica por Estados Unidos. Con cámara de 35 mm fotografió la escena americana en sus aspectos más aparentemente inútiles: automóviles, carteles callejeros, paradas del camino, autopistas solitarias, calles mojadas…; “la fotografía es un viaje solitario” y Frank atrapó con su objetivo cuadros capaces de prescindir de la palabra haciendo inútil cualquier explicación. Sus imágenes fueron inquietantes; su organización estructural suelta y a menudo parece surgida de una iare casual. Pese a ser “instantes decisivos” sus imágenes se apartaron del talante bressoniano desde el momento que huyó de la belleza para plasmar un severo realismo por desagradable u ordinario que fuera.

El resultado tuvo al principio una pésima acogida. Los americanos, como así se tituló la obra, dio la impresión a los críticos de ser un ataque contra el optimismo americano en virtud de unas imágenes donde se le reprochaba haber elegido deliberadamente lo sórdido, los descuidado y lo desolado para representar Estados Unidos. Frívola impresión porque esas imágenes desencantadas son mucho más que eso: la representación de un mundo de soledad existencial frente a una realidad vacía de sentido, porque si bien captó lo vitalmente doméstico, lo hizo con un maravilloso punto de poesía imprevisible e intensa. Sus tomas hablaron de él y, a través de ellas, confesó lo inacabado, lo vago, lo sutil, lo miserable, lo indistinto que forma el verdadero tejido de nuestra manera de mirar. Compartió y al tiempo obligó al espectador a confesar lo más cierto y lo más habitual que hay en lo visual cotidiano ordinario. Puede decirse que en cada una de sus fotografías, él estaba dentro y había salido para fotografiarla. No se trata de juzgar una calidad vista desde el exterior. No interesan ya los “momentos decisivos” sino los momentos “entre”, a los que el solitario objetivo de Frank da sentido y armonía.

A partir de Frank surge ese fotógrafo que no sólo disfrutó del “touché” fotográfico que prodigó Bresson, sino que lo significativo del momento estaba en re-escribirlo, en re-significarlo. La oportunidad de la fotografía no está en sorprender un mundo flagrante, sino un mundo anterior al sentido y al pensamiento. La fotografía apunta, desde Frank, a mostrar la existencia que deviene de lo que se espera, la existencia que mora y pena fuera de las ideas. A partir de Frank, el hecho en sí mismo no existe, son fotografías “abiertas” -en el sentido de Doisneau- y, como tal, abiertas a todos los sentidos aplicables, comprendiendo el de no tener ningún sentido: “…lo esencial no debe venir de mis movimientos, como el momento decisivo, sino de mi propio interior”.

Su intensa reflexión en torno a la fotografía le hizo, en los años setenta, apartarse de ella y volcarse en el cine. Su gran acierto fue rebelar su soledad como individuo en una sociedad indiferente. Las fotografías no muestran bellas imágenes generales sino la particularidad, a la vez irreductible y trivial, de cada ser y cada situación. Robert Frank fue el fotógrafo de la introspección fotográfica, amante de la abstracción lírica pictórica y como éstos -Kooning o Kline-, transformó en dominio los accidentes posibles, el salpicado de pintura o el brillo de la luz sobre el objetivo de su pequeña cámara de 35 mm.

En febrero de 2005 el Macba (Museo de Arte Contemporáneo de Cataluña) realizó una gran exposición del fotógrafo suizo en la que pudieron observarse doscientas setenta de sus obras más representativas. En junio de 2007 fue galardonado con el Premio PHotoEspaña 2007.

MMMM

Autor

  • MMMM