A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z
LiteraturaBiografía

Esteban y Navarro, Casta (1832-1885).

Escritora, esposa del poeta Gustavo Adolfo Bécquer.

Sumamente controvertida ha sido siempre la figura de la esposa de Bécquer. La destinataria de los versos más desapasionados del poeta sevillano ("Tu aliento es el aliento de las flores / tu voz es de los cisnes la armonía") ha sido, con frecuencia, maltratada por críticos excesivamente cercanos a la obra del genial poeta como para poderse poner en el lugar de la mujer que lo acompañó. Natural de Noviercas (Soria) e hija de un médico al que Bécquer acudió por motivos de salud no del todo aclarados. Casta conoció al poeta en 1861 y se casó con él en ese mismo año. El matrimonio, apresurado y desigual en caracteres e intereses, no fue precisamente un éxito. El carácter soñador del poeta, que, por otra parte, trabajó hasta la extenuación para sacar a su familia adelante, no parece haber cuadrado demasiado bien con un temperamento práctico y acostumbrado a la vida cómoda de hija de un médico con un más que mediano pasar. Nuestra visión de la tormentosa relación entre ambos se ve agravada por habernos llegado a través de recuerdos de amigos y parientes de él o de ella inevitablemente, y a veces malignamente, subjetivos. Tuvo el matrimonio tres hijos, Gregorio, Jorge y Emilio, aunque hay quien duda de que el tercero fuese hijo del poeta. La convivencia de la pareja se rompió tras siete u ocho años de casados, aunque se reconciliaron poco antes de la muerte del poeta. Sobre su conocimiento y reconciliación, así como sobre algunas escenas de celos, corren historias dispares y confusas, enraizadas a veces en la tradición oral (así la descripción de Casta fabricando mantequilla al paso del poeta por la casa del doctor Esteban, padre de la joven, y el arrobo de ambos al contemplarse) y otras en el más puro estilo folletinesco, como la que describe a Casta entrando de la calle envuelta en un mantón negro para reconciliarse con el ya moribundo Gustavo Adolfo. No obstante, poco sabemos de cierto sobre ello. Al año y medio de la muerte del poeta, Casta se volvió a casar con el que había sido su primer novio, en Noviercas, pero éste fue asesinado durante una fiesta de carnaval sólo un año después. A partir de este momento, Casta, sola y cuidadosamente evitada por los amigos de Gustavo Adolfo, comienza a perder el juicio y a dar en la idea de que también ella podía ser escritora. Con tal idea, se traslada de nuevo a Madrid, donde dilapida sus ahorros, viéndose obligada a recurrir a la Beneficencia. En 1884, acuciada por la necesidad, publicó un libro titulado Mi primer ensayo. Colección de cuentos con pretensiones de artículos. Murió al año siguiente en el Hospital General de la Corte.

Bibliografía

  • BÉCQUER, Gustavo Adolfo; Rimas y declaraciones poéticas, ed. de Francisco López Estrada, Madrid, 1977.

  • ALBORG, J.L.; Historia de la Literatura Española. IV, El Romanticismo Madrid, 1982.

  • DÍEZ TABOADA, J.M.; La Mujer Ideal. Aspectos y fuentes de las "Rimas" de Bécquer Madrid, 1965.

Autor

  • G.F.S.E.