A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z
PinturaArtes industrialesLiteraturaBiografía

Espínola Gómez, Manuel (1921-2003).

Pintor, poeta, diseñador y escenógrafo uruguayo nacido en Solís de Mataojo, Lavalleja, el 5 de julio de 1921 y fallecido el 10 de mayo de 2003.

En 1926 falleció su madre, y el niño Manuel Espínola se crió con su padre y un hermano de su madre, en un principio en un pequeño rancho a las afueras de Solís y, tras la muerte de su madre, en una casa en el interior del pueblo. Pintor autodidacta, comenzó a pintar a muy temprana edad. A los doce años, ya había dado muestras de su interés por la expresión artística, unos tíos suyos le llevaron a Montevideo donde le compraron una caja de pinturas, con lo que empezó a realizar sus primeras obras pictóricas. No fue hasta 1936, cuando conoció en su pueblo natal al músico uruguayo Eduardo Fabini, con el que trabó una estrecha amistad y al cual retrató en diversas ocasiones; cuando Espínola empezó a adoptar una técnica y un método pictóricos definidos.

En 1940, por mediación de Fabini, consiguió una beca para realizar estudios de pintura en el Círculo de Bellas Artes, poco después logró su primer premio con la obra Circo al mediodía, la cual había sido presentada por Fabini a una exposición en el Salón Municipal. La obra tuvo tal éxito que fue a parar a unas de las principales pinacotecas del mundo, el Museo del Prado de Madrid.

En 1946 obtuvo el segundo premio de pintura en el Salón nacional de Bellas Artes, gracias a un retrato de su padre. A partir de su éxito en el Salón nacional de Bellas Artes realizó una serie de exposiciones en San Pablo, Buenos Aires, México, en la Bienal de Venecia, Alemania, Unión Soviética e Italia, entre otro lugares. A finales de 1948 Espínola abandonó su localidad natal para residir en Montevideo, según el propio artista, para no permanecer aislado de la vanguardia cultural. En Montevideo se hizo asiduo de las tertulias de los cafés de la ciudad, y asistió con frecuencia al Tupí Nambá, café en el que nació el "Grupo Sáez", fundado entre otros por el propio Espínola. El "Grupo Sáez" se creó como homenaje al pintor Carlos Federico Sáez.

En 1963, ya un artista consagrado, fundó la Unión de Artistas Plásticos Contemporáneos. En 1980 Pablo Marks inauguró la Galería Latina con una exposición de la obra de Manuel Espínola. Desde este momento, el artista permaneció veinte años son realizar ninguna exposición de su obra, hasta el año 2000, en que de nuevo volvió a mostrar su trabajo en la Galería Latina. En 1982 Espínola dejó de pintar de la forma clásica y comenzó a realizar sus famosas "boliografías", obras que componen la totalidad de sus realizaciones pictóricas de los últimos años.

No obstante, en este largo período, Manuel Espínola no permaneció inactivo. A partir de 1985 trabajó como asesor artístico para la Presidencia de la República de Paraguay, durante el gobierno de Julio María Sanguinetti. Desde este puesto proyectó la decoración de la residencia presidencial y la Sala de Acuerdos de la presidencia, en el Edificio Libertad. Posteriormente, en 1987, diseñó la remodelación parcial del Edificio Independencia. A parte de su trabajo para el Estado, Espínola diseñó algunas escenografías que nunca llegaron a realizarse, también participó en una exposición conjunta junto a Rimer Cardillo y preparó algunas exposiciones de otros artistas.

Algunas de sus cuadros más importantes son: Retrato de E.Fabini, Los Gordos, Arena, Ocurrencias, Teatro abandonado, Siglos aromáticos y Alborada en las Gargantas. Pero también destacó como diseñador de logotipos, entre los que destacan el del Frente Amplio, partido en el que militó activamente hasta 1971, y el de la central obrera CNT. En su obra poética destaca su obra Aterrizajes.

Artista atípico, siempre mantuvo no querer vivir de su obra, de hecho donó toda su producción al Estado para que pudiera ser disfrutada de forma gratuita por la mayor cantidad posible de gente. Por ello trabajó como diseñador, arquitecto, asesor de artes plásticas para el Gobierno y propagandista. Muy comprometido con el mundo cultural uruguayo, Espínola abandonó la militancia política debido a su convencimiento de que ningún grupo político se preocupaba mínimamente por el problema cultural.

Autor

  • Juan Antonio Castro Jiménez