A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z
QuímicaBiografía

Ernst, Richard Robert (1933-VVVV).

Químico suizo nacido en Winterthur (cantón de Zürich) en 1933. Ha dedicado su vida profesional al desarrollo de la Resonancia Magnética Nuclear (RMN); su trabajo en este campo le valió la concesión del Premio Nobel de Química en 1991.

Perteneciente a una familia que habitaba en Winterthur desde el s. XV, era hijo de Robert Ernst, profesor de arquitectura en el instituto técnico del lugar. A la edad de trece años encontró en el ático de su casa material químico perteneciente a un tío suyo. Después de algunos experimentos de consecuencias desastrosas, su interés tuvo que quedar reducido a la lectura de todos aquellos libros que, sobre esta materia, caían en sus manos.

Cursó la carrera de Ciencias Químicas en la Universidad Federal Suiza de Tecnología, en Zürich. Quedó profundamente decepcionado al comprobar que las ideas que se impartían se debían memorizar sin ningún tipo de razonamiento previo. Las nociones sobre química-física se reducían a la termodinámica clásica, de manera que, al igual que había hecho en su etapa de escuela, buscó en los libros los conocimientos que no le proporcionaban sus profesores. Fue en el libro de S. Glasstone, Química Teórica, donde adquirió las primeras nociones sobre mecánica cuántica, espectroscopía, mecánica estadística y termodinámica estadística.

Durante su estancia en la universidad asistió, como oyente, a un curso impartido por el Profesor Hans Günthard, quien había estudiado simultáneamente Física y Química. Sus enseñanzas le dejaron tan impresionado que, una vez licenciado, y después de realizar el servicio militar, le solicitó que dirigiese su tesis doctoral. En el laboratorio de Günthard, trabajó junto al investigador Hans Primas, quien realizaba un estudio sobre Resonancia Magnética Nuclear (técnica espectral de análisis descubierta en 1945). Su labor consistió en diseñar y construir un equipo electrónico avanzado, para perfeccionar los espectrómetros de RMN, así como, en desarrollar la teoría necesaria para una serie de experimentos que deseaban realizar.

Como todos los que trabajaban con esta técnica tenían que optimizar continuamente la proporción señal-ruido; estudiaron este problema hasta que, finalmente, encontraron la manera de obtener un campo magnético extraordinariamente homogéneo. Este hallazgo permitió la construcción de dos nuevos espectroscopios, de alta sensibilidad. Del montaje y comercialización de los mismos se encargó la compañía electrónica suiza Trüb-Täuber, la cual se disolvió en 1965. A partir del departamento de espectroscopía de la anterior se fundó la Spectroscopin AG que era, junto con la compañía germana Bruker Analytische Messtechnik, la mayor distribuidora europea de espectroscopios.

En 1962, Ernst finalizó su doctorado y quiso introducirse en la industria estadounidense. Aceptó la oferta de Varian Associates, en Palo Alto (California), atraído por la presencia en su plantilla de eminentes científicos (W. Anderson, R. Freeman, J. Hyde, M. Packard, H. Weaver) con una línea de investigación semejante a la suya, aunque orientada a fines comerciales. En 1964, Weston Andersen, le ofreció ser su colaborador. Andersen estaba decidido a mejorar la sensibilidad en la adquisición de datos en paralelo, mediante la aplicación de la transformada de Fourier en la espectroscopía de RMN. En el verano de 1964 tuvieron éxito los primeros experimentos, sin embargo el Journal of Chemical Physics se negó en dos ocasiones a publicar los resultados que, finalmente aparecieron en la Review of Scientific Instruments. Asimismo, su propia empresa tardó en decidirse a fabricar un espectrómetro basado en la nueva técnica, hasta que, en 1969, descubrió que el montaje de estos instrumentos estaba siendo realizado por su competidora, la Bruker Analytische Messtechnik.

Hasta entonces la espectroscopía de RMN sólo se aplicaba a núcleos de hidrógeno. Durante sus últimos años de trabajo en la Varian Associates, Ernst, siguió perfeccionando la técnica hasta que pudo aplicarse a núcleos de 13C.

En 1968, tras realizar un largo viaje por Asia, donde quedó cautivado por la pintura religiosa tibetana, regresó a su país natal. En Suiza, le dieron la oportunidad de dirigir el grupo de investigación de Química Física de la Universidad Federal Suiza de Tecnología, con el cual desarrolló la técnica de Polarización Dinámica Nuclear Químicamente Inducida (CIDNP).

En 1971, uno de sus discípulos, Thomas Baumann, visitó la Escuela de Verano Ampere de Basko Polje (Yugoslavia), donde el profesor Jean Jeener habló de la posibilidad de inducir una secuencia de dos pulsos que, tras aplicarles la tranformada de Fourier, originarían un espectro bidimensional. En el verano de 1974 se obtuvieron los primeros resultados fiables. Tanto dentro, como fuera de su grupo de investigación, se realizaron, rápidamente, los montajes de nuevos espectrómetros multidimensionales.

Durante los años posteriores, se sucedieron los avances en Resonancia Magética Nuclear de alta resolución, técnica que aplicó al análisis del estado sólido.

Una última colaboración importante fue la realizada con Arthur Schweiger, especialista en espectroscopía de Resonancia Paramagnética Electrónica (EPR), con quien desarrolló la Resonancia Paramagnética Electrónica pulsada y la técnica ENDOR.

Hasta su jubilación, en 1998, ha permanecido en la Universidad Federal Suiza de Tecnología como Presidente del Consejo de Investigación.

En 1991 obtuvo el Premio Nobel de Química por sus contribuciones al desarrollo del método de alta resolución de la espectroscopía de Resonancia Magnética Nuclear (RMN). Otros premios recibidos son: el Premio Marcel Benoist (1986); el Premio Horwitz (1991), y el Premio Wolf de Química (1991), así como, el Doctorado Honoris causa por la Universidad Técnica Estatal de Lausana; la Universidad Técnica Estatal de Münich; la Universidad Técnica Estatal de Zürich; la Universidad de Amberes; la Universidad Babes-Bolyai (Rumanía), y la Universidad de Montpellier.

Es miembro del Consejo Científico Suizo, del Comité COST, de la Fundación Marcel Benoist, del Alto Consejo de la Universidad Técnica Estatal de Münich, de la Academia Nacional de Ciencias de Estados Unidos, de la Real Academia de Ciencias de Gran Bretaña, de la Academia Leopoldina Alemana, de la Academia de Ciencias de Rusia y de la Academia de Ciencia y Teconología de Corea.

Autor

  • 0103 Virginia Martín Torres