A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z
MúsicaBiografía

Dibango, Manu (1933-VVVV).

Saxofonista, compositor, cantante, pianista y arreglista camerunés, nacido en Douala en 1933. Es tal vez el músico más famoso y reconocido del Camerún. Hizo famoso el estilo makossa en todo el mundo, flirteó con el jazz y es representante fundamental de la corriente de ritmos étnicos.

Siempre se sintió “dividido entre dos mundos”, según sus propias palabras. Sus padres pertenecían a dos etnias opuestas, pero disfrutaban de buena posición. Decidieron enviar a Manu a estudiar a Francia, y éste se estableció en París en 1949, simultaneando los estudios del colegio con los de piano clásico, instrumento en el que pronto destacó como un intérprete calificado. Pese a la ascendencia protestante de sus padres, decidió cambiar el piano por el saxo (un instrumento diabólico según las ideas de aquéllos), decisión que tomó tras escuchar a Louis Armstrong en la radio europea, allá por 1954. Cuando sus padres se enteraron, le retiraron la paga, lo que le obligó a ganarse la vida de forma autónoma. Comenzó tocando el piano con Francis Bebey, paisano suyo y gran musicólogo e intérprete.

Se trasladó a Bruselas y participó activamente en el circuito de jazz de la capital belga, muy floreciente en ese momento. Su saxo alto fue reclamado por los principales músicos norteamericanos que se quedaron a vivir en Europa tras la Segunda guerra Mundial. Pero también allí tocó por primera vez con músicos africanos de jazz, como el zaireño Joseph Kabasélé, líder del grupo African Jazz. Kabasélé fue pionero de la música soukous, estilo que entonces se estaba gestando a partir de la tradicional rumba congoleña. Con el grupo African Jazz, Manu Dibango fue a actuar a Kinshasa en 1961. Grabó con ellos un centenar de singles a medio camino entre Zaire y París. Más tarde trabajó para Nino Ferrer en la Televisión francesa. En 1968 editó su primer álbum como solista: Manu Dibango, al que siguieron O boso en 1971 y Soma Coba un año después.

La irrupción del soul estadounidense, su propia evolución étnica y el espíritu transgresor y extremadamente creativo que siempre le ha acompañado, le permitieron hacer una mezcla explosiva en 1973, cuando había decidido regresar a Camerún: la del soul norteamericano con el makossa camerunés. El disco, titulado Soul Makossa, fue un éxito instantáneo, incluso Jacqueline Kennedy manifestó que era su disco favorito. Se convirtió en el disco más vendido hasta el momento realizado por cualquier músico africano, superando incluso al éxito Pata pata de Miriam Makeba.

Muchos años después, Dibango ganó un pleito contra Michael Jackson por plagio: setenta y siete segundos de Soul Makossa fueron empleados sin su consentimiento en el tema Wanna be starting something del celebérrimo álbum Thriller.

Soul Makossa fue un encargo del gobierno camerunés. Había que crear un himno que animara al equipo de fútbol de su país en la final de la Copa de África, donde se tenía que enfrentar a la selección del Congo. Pese al ritmo del tema, la selección de Camerún perdió, pero el mundo ganó a cambio un gran músico. Desde entonces Manu ha viajado por todo el mundo, trabajando de una forma peculiar: no lleva grupo estable, sino que contrata músicos aborígenes con los que ensaya un par de semanas antes de la gira o el concierto. Así se ha ido presentando en ciudades como Nueva York, Lagos, Abidjan, Madrid, París, Kingston y una lista interminable.

Sus ediciones discográficas han estado a la altura de su carácter extravertido e innovador: a razón de un disco por año con las más diversas formaciones, estilos y estéticas posibles. Dibango ha hecho reggae, salsa, hip-hop, jazz, versiones afro de canciones pop, cualquier cosa imaginable. Pero entre tan vasta discografía destacan algunas obras fundamentales: dos proyectos panafricanos realmente notables: Tam Tam pour L’Ethiopie en 1985 y Wakafrica en 1994. El Tam Tam fue una obra con fines benéficos; se trataba de conseguir fondos para paliar la hambruna etíope. Llamó a Touré Kunda, Salif Keita, Youssou N’Dour, King Sunny Adé y otros y los reunió en un maxisingle del tipo Live Aid, es decir un himno insulso pero variopinto que recaudó millones de dólares. Si la música no era buena, los fines sí, y consiguió su propósito.

Wakafrica, sin embargo, constituye su obra maestra: un álbum conceptual donde africanos de un país cantan temas de otros africanos en otro idioma africano, salvo alguna excepción, como el "Homeless" de Paul Simon cantado por el zaireño Ray Lema. En el disco se incluyen temas como "Ami Oh", un clásico africano de Manfred Ebanda interpretado por Papa Wemba (Zaire) y Angelique Kidjo (Benin); el célebre "Jingo", que aunque popularizado por Santana es obra del nigeriano Babane Olatunji, y para la ocasión fue interpretado por el también nigeriano King Sunny Adé; o "Lady", de Fela Kuti, en versión del sudafricano Ray Phiri. Por supuesto, había un par de versiones de temas del propio Dibango y una estremecedora recreación de "Biko", el tema que denunciaba el asesinato de esta persona, víctima del apartheid, en versión del británico Peter Gabriel, el ugandés Geofrrey Oryema y el grupo vocal religioso sudafricano Ladysmith Black Mambazo.

Pese a la dificultad que implicaba superar una obra así, Manu Dibango realizó otra muy sobresaliente en 1996: Lamastabastani, donde empleó un amplio coro de voces mixtas con un resultado bellísimo.

Discografía seleccionada.

- Manu Dibango, 1968 (Phillips).
- Soul Makossa, 1973 (Diversas ediciones).
- Afrovision, 1976 (Island).
- Live 91, 1991 (Stern’s).
- Polysonik, 1991 (Expression).
- Wakafrica, 1994 (Tabata).
- Lamastabastani, 1996 (Tabata).

Autor

  • José Miguel López Ruiz