A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z
LiteraturaFilologíaBiografía

Cornejo Polar, Antonio (1936-1997).

Ensayista, investigador, crítico literario y profesor universitario peruano, nacido en Lima el 23 de diciembre de 1936 y fallecido en su ciudad natal el 18 de mayo de 1997. Hombre de vasta formación cultural y asombrosa capacidad para el análisis y la elucidación de los más variados fenómenos literarios, está considerado como una de las figuras cimeras de la intelectualidad hispanoamericana del siglo XX. Su labor en el campo de los estudios humanísticos fue tan notable que dio pie a la fundación, con sede en lima, del Centro de Estudios Literarios "Antonio Cornejo Polar" (CELACP), creado "con la finalidad de promover estudios e investigaciones literarias en general; y en especial aquellos que tengan como tema el pensamiento y los escritos de Antonio Cornejo Polar o asuntos referidos a la literatura peruana y latinoamericana".

Aunque natural de la capital peruana, pasó la mayor parte de su infancia y toda su adolescencia y juventud en Arequipa, por lo que siempre se consideró más arequipeño que limeño. Su innata curiosidad intelectual le empujó desde muy temprana edad al estudio de las Humanidades, con especial interés, en un principio, por los temas históricos. Pero al llegar a la edad de emprender sus estudios universitarios se inclinó por cursar las carreras de Letras y Derecho, y, tras un brillantísimo paso por las aulas de la Universidad Nacional de San Agustín (sita en Arequipa), en 1960 obtuvo el título de Doctor en Literatura, merced a una espléndida tesis titulada "Para una teoría de la expresión poética". Previamente, había alcanzado en dicho Centro el grado de Bachiller en Letras, por medio de otro trabajo que anunciaba ya su interés por el estudio del lenguaje empleado en el género lírico: "Expresión y comunicación en poesía" (1958).

Los recursos económicos de que disponía su familia le permitieron, a continuación, cruzar el océano Atlántico y completar su formación post-doctoral en Madrid, donde realizó un curso de especialización en la Facultad de Filología de la Universidad Complutense (1960-1961). A su regreso al Perú, volvió a afincarse en Arequipa para emprender una brillante trayectoria docente en su antigua alma mater, labor que pronto empezó a compaginar con el cargo de Director de la Casa de la Cultura de dicha ciudad. Este último trabajo le permitió adentrarse en el estudio de otra de sus grandes pasiones intelectuales: la cultura y la tradición populares.

A mediados de la década de los sesenta, Antonio Cornejo Polar -que empezaba a gozar ya de un merecido prestigio como estudioso de la Literatura, tras la publicación de su obra Edición y estudio del "Discurso en loor de la poesía" (Lima, 1964), con la que obtuvo el Premio Nacional de Cultura- organizó el Primer Encuentro de Narradores Peruanos (1965). La participación de algunos autores del prestigio de Ciro Alegría y José María Arguedas, a lado de críticos tan relevantes como José Miguel Oviedo, Alberto Escobar o el propio Antonio Cornejo, propició que este evento cultural se recordase durante muchos años como uno de los más fecundos y sugerentes de cuantos habían tenido lugar en el Perú contemporáneo.

Así las cosas, en 1966 Antonio Cornejo abandonó Arequipa y se estableció en la capital peruana, para integrarse en la plantilla docente de cierta universidad privada en la que apenas llegó a dar clases, pues la complicada situación financiera por la que atravesaba dicha institución provocó su cierre inmediato. Sin embargo, el traslado de Cornejo Polar a Lima resultó, a corto plazo, muy positivo, ya que, al quedarse sin el trabajo que le había impulsado a salir de Arequipa, solicitó y obtuvo una plaza docente en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, donde habría de trazar, con el paso del tiempo, una de las más fructíferas trayectorias académicas de cuantas tuvieron lugar en el seno de tan relevante centro de estudios superiores (que contaba ya, a la sazón, más de cuatrocientos años de historia).

En efecto, al poco tiempo de incorporarse a su claustro fue designado profesor titular de Crítica Textual y Teoría de la Literatura, materias que impartió en la Facultad de Letras. Allí fue nombrado, sucesivamente, Director de los programas académicos de Lingüística, Filología y Literaturas Hispánicas (1970-1975) y Director del Instituto de Investigaciones Humanísticas (1976-1978), para acabar accediendo al rango supremo de Rector (1985-1986). Finalmente, como broche a su dilatada y fecunda trayectoria docente e investigadora, Antonio Cornejo Polar -que había formado a numerosas generaciones de filólogos hispanoamericanos, hasta el extremo de ser declarado por un profesor visitante en San Marcos, Alejandro Losada, "el crítico peruano vivo de mayor proyección continental"- fue distinguido con el título de Profesor Honorario (1987) de dicha institución cuatricentenaria.

Al margen de esta brillante trayectoria en la Universidad Nacional de San Marcos, Cornejo Polar fue contratado como Profesor Titular por la Universidad de Pittsburgh (Estados Unidos de América, a la que permaneció ligado durante siete años (1986-93). De allí, sin salir de Norteamérica, pasó a la Universidad de California (recinto de Berkeley), donde ocupó la cátedra de literatura hispanoamericana “The Class of 1941 World War II Memorial”. Además, su infatigable dedicación a la docencia y su condición de figura eminente de la crítica hispanoamericana le condujo, en calidad de profesor visitante, a numerosas universidades diseminadas por todo el mundo; y así, en 1969 impartió clases en la Universidad Católica del Perú; en 1978 fue invitado a las aulas de la Universidad de Maryland (U.S.A.); en 1979 y 1981 fuero los alumnos de la Universidad Central de Venezuela quienes pudieron enriquecerse con su magisterio; en 1983 y 1985 visitó la Universidad de Stanford (California, U.S.A.); en 1984 dio clases en la Universidad de La Sapienza (Roma, Italia) y en la Universidad Libre de Berlín (Alemania); en 1989 fue profesor visitante en la Universidad de Dartmouth (New Hamsire, U.S.A.) y en la Universidad Paul Valery (Montpellier, Francia); y en 1992 viajó hasta España para extender su magisterio hasta las aulas de la Universidad de Alcalá de Henares (Madrid).
Esta intensa consagración a la enseñanza superior y a la investigación del hecho literario no le impidió ocupar algunos cargos relevantes dentro de la Administración Cultural, como el Director de la Casa de la Cultura del Perú (1969-1970) -que acabaría transformándose en el actual Instituto Nacional de Cultura-. También fue miembro del Comité Interamericano de Cultura (1970-1973), fundador -junto con otros colegas hispanoamericanos como Nelson Osorio, Tomás Escajadillo y Raúl Bueno-, de la Revista de Crítica Literaria Latinoamericana (1973), y Presidente, en dos períodos distintos, del Instituto Internacional de Literatura Iberoamericana (1990-1992 y 1996-2000).

Obra

Ya en los albores de su carrera como crítico e investigador literario, cuando organizó aquel famoso Primer Encuentro de Narradores Peruanos (1965), el joven Antonio Cornejo Polar insinuó las líneas maestras de su particular metodología, centrada en todo momento en la categoría de la heterogeneidad discursiva. El humanista peruano consolidó este sistema en sus dos primeras obras, Edición y estudio del Discurso en loor de la poesía (Lima, 1964) y Los universos narrativos de José María Arguedas (Buenos Aires, 1973), y expuso, glosó y fijó definitivamente en marzo de 1977, en el transcurso de unas conferencias dictadas en el Centro de Estudios Latinoamericanos "Rómulo Gallegos", de Caracas.

A partir de entonces, su fórmula maestra no hizo otra cosa que ir ampliando su alcance y sus campos de acción, en un ejercicio de rigor y coherencia intelectual pocas veces conocido en un ámbito tan indisciplinado y poco amigo de la sistematización metodológica como lo es el de la crítica literaria hispanoamericana. En dicha muestra de fidelidad a un planteamiento sistemático bien consolidado, Cornejo Polar pasó de preocuparse específicamente por la heterogeneidad discursiva a ampliar su campo de trabajo a la heterogeneidad socio-cultural, la heterogeneidad del mundo, la heterogeneidad de sujetos productores de discursos y, finalmente, la heterogeneidad de situaciones discursivas diferentes dentro del mismo sujeto.

Todo ello quedó bien patente en el resto de su producción crítica y ensayística, conformada por obras tan relevantes como La novela peruana: siete estudios (Lima, 1977); Literatura y sociedad en el Perú: la novela indigenista (Lima, 1980); “Historia de la literatura del Perú Republicano” -amplio artículo aparecido entre las páginas de Historia del Perú (1980)-; Sobre literatura y crítica Latinoamericana (Caracas, 1982); La formación de la tradición literaria en el Perú (Lima, 1989); Clorinda Matto, novelista (Lima, 1992); Escribir en el aire. Ensayo sobre la heterogeneidad socio-cultural en las literaturas andinas (Lima, 1994); y Literatura peruana: siglo XVI a siglo XX (Lima, 2000), escrita en colaboración con Jorge Cornejo Polar.

Autor

  • J. R. Fernández de Cano.