A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z
BiografíaPolítica

Calderón Sol, Armando (1948-VVVV).

Político salvadoreño nacido en San Salvador el 24 de junio de 1948, presidente de la nación entre 1994 y 1999.

Hizo el bachillerato en Ciencias y Letras en el Colegio Externado de San José y en 1977 recibió el título de doctor en Jurisprudencia y Ciencias Sociales por la Universidad Nacional de El Salvador. En su vida privada ha ejercido la abogacía y ha desarrollado actividades empresariales.

Miembro fundador de la Alianza Republicana Nacionalista (ARENA) en 1981, fue secretario particular del líder de esta formación -entonces plenamente de extrema-derecha-, el mayor Roberto D'Aubuisson, vinculado con los "escuadrones de la muerte" salvadoreños durante la guerra civil y candidato fallido en las elecciones presidenciales de 1984. Calderón formó parte del primer Consejo Ejecutivo Nacional de ARENA, en calidad de director de Asuntos Jurídicos. En 1985 obtuvo el acta de diputado en la Asamblea Legislativa, en la que encabezó el grupo parlamentario del Partido, y al año siguiente fue nombrado uno de lo vicepresidentes de la Junta Directiva Nacional de la Unión Interpartidaria, con sede en Ginebra. En 1988 ganó la alcaldía de San Salvador y pasó a presidir también el Instituto Salvadoreño de Desarrollo Municipal (ISDEM) y la Corporación de Municipalidades de la República de El Salvador (COMURES).

El mismo año de 1998 Calderón fue elegido presidente del Partido y de su Consejo Ejecutivo, y como tal participó activamente en las negociaciones de paz con la guerrilla. Candidato a las elecciones presidenciales del 20 de marzo de 1994, las primeras desde los acuerdos de paz de 1992, su identificación con el sector más derechista de ARENA suscitó algunos temores de que esta formación resucitara el tono anticomunista y vindicativo (como así se apreció en su campaña electoral), mensaje que había sido prudentemente amortiguado en el mandato del presidente saliente, Alfredo Cristiani, arenista moderado. En esta lid Calderón no contó con el respaldo de EE.UU. (como cabría esperar por enfrentarse a los ex-guerrilleros del FMLN).

En la primera vuelta Calderón batió a Rubén Zamora, de la izquierdista Convergencia Democrática-FMLN, con el 49,5 % de los votos, ventaja que ascendió al 68% en la segunda ronda del 24 de abril. Cuando Calderón conoció su contundente victoria aseguró, en un alarde de agresividad: "seguiremos cantando que en El Salvador ha muerto el comunismo" (en referencia a la letra del himno de ARENA, cuya modificación se había solicitado para facilitar la reconciliación nacional), al tiempo que rindió un emocionado homenaje a su mentor, D'Aubuisson, fallecido en 1992.

Tras asumir sus funciones el 1 de junio de ese mismo año, la responsabilidad de dirigir la reconstrucción del país y el cumplimiento de las diversas disposiciones de los acuerdos de paz (reinserción de los ex-combatientes, creación de una nueva policía civil, reforma del sistema judicial, etc.) empujó a Calderón a negociar con Zamora un pacto de gobernabilidad, más necesario si cabe al disponer ARENA sólo de mayoría simple en la Asamblea Legislativa (39 de 84 escaños), incluso si contaba con la ayuda de su tradicional aliado, el Partido de Conciliación Nacional (en las nuevas legislativas del 16 de marzo de 1997 esta mayoría se redujo a los 28 escaños). Desde entonces abandonó su discurso extremista y se esforzó en cumplir con las previsiones arriba comentadas, separó de la alta jerarquía militar a los oficiales acusados de violaciones de los derechos humanos durante la guerra civil y trató de poner coto, con el endurecimiento de las penas, a la violencia rampante, ya puramente delictiva, un fenómeno en auge en toda Centroamérica. En el campo económico en 1995 puso en marcha un programa de reformas liberales radicales, en boga en todo el continente, destinadas a reconvertir el sector público y facilitar la inserción de El Salvador en los procesos de globalización de la economía. Estas políticas se tradujeron en una de las más bajas inflaciones del continente (por debajo del 2%) y un crecimiento económico apreciable, si bien los estragos del huracán Mitch, a finales de 1998, hicieron presagiar una recesión coyuntural.

En el plano exterior Calderón participó en las cumbres iberoamericanas anuales y en la de presidentes centroamericanos celebrada en San José, Costa Rica, el 8 de mayo de 1997, a la que se unió el mandatario estadounidense B. Clinton.

Con un FMLN electoralmente en alza, ARENA no obstante obtuvo el 7 de marzo de 1999 su tercera presidencia consecutiva en la figura de F. G. Flores Pérez, que sustituyó a Calderón el 1 de junio siguiente.

R. Ortiz de Zárate

Autor

  • ROZ