A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z
Ocio y entretenimientoBiografía

Arana y Carmona, Antonio, "Jarana" (1868-1928).

Matador de toros español, nacido en Sevilla el 9 de abril de 1868 y muerto en su ciudad natal el 9 de mayo de 1928. En el planeta de los toros es conocido por el sobrenombre de "Jarana".

Movido de una acusada afición taurina, abandonó su primer oficio de marmolista -que ejercía desde muy temprana edad- para probar suerte en la difícil senda del Arte de Cúcheres. Cuando sólo contaba dieciocho años se decidió a matar un toro por vez primera en toda su vida; era el día 26 de julio de 1886, fecha en la que el animoso Antonio Arana y Carmona ("Jarana") se volcó sobre un toro bravo en la arena sevillana de Bollullos del Condado, para recibir, a costa de su notoria inexperiencia, una grave cornada que lo retuvo inactivo durante dos meses.

Pese a ello, pudo más su enorme afición que aquellos duros gajes del oficio, por lo que ya en 1888 formaba parte de la cuadrilla de uno de los toreros que gozaba de mayor cartel por aquellos tiempos, su paisano Manuel García Cuesta ("Espartero"). A su lado pudo "Jarana" ir curtiéndose en el arte de bregar con reses bravas, hasta acabar alistado en la cuadrilla de otra gran figura del momento, el también hispalense Fernando Gómez García ("El Gallo"), padre de dos de los mayores genios del toreo de cualquier época, Rafael y José Gómez Ortega.

Anduvo en tan buena compañía durante las campañas de 1889 y 1890, años en los que se embarcó rumbo a América en la cuadrilla del susodicho don Fernando. Allí, en las plazas de Méjico y La Habana, el maestro brindó a "Jarana" la oportunidad de matar algún toro, lo que culminó su proceso de aprendizaje y le decidió a tomar la alternativa antes de que acabase la temporada de 1890. Y, en efecto, el día 12 de octubre de aquel mismo año compareció ante la afición de la Real Maestranza de Caballería de Sevilla, apadrinado por el que hasta entonces fuera su maestro, Fernando Gómez García ("El Gallo"); el cual le cedió los trastos con los que el toricantano había de dar lidia y muerte a un astado perteneciente a la legendaria divisa de Miura.

Sin dejar que acabara aquella temporada, el día 26 de octubre de 1890 se presentó Antonio Arana y Carmona ("Jarana") en la plaza de toros de Madrid, dispuesto a confirmar ante la primera afición del mundo su grado de doctor en tauromaquia. En aquella ocasión, fue su padrino el diestro guipuzcoano Luis Mazzantini y Eguía, quien le cedió los trastos para que muleteara y estoqueara a una res brava marcada con su propio hierro.

A partir de entonces, la fortuna no acompañó a quien había tenido tan buenos comienzos, lo que impulsó a "Jarana" a trasladarse de nuevo a Hispanoamérica, en busca del favor que allí parecía concederle el público. Pero tampoco logró grandes triunfos por aquellos lares, sin que ello fuera obstáculo para que prolongara su carrera hasta 1910, fecha en la que una desastrosa actuación en el coso de Montevideo no sólo le convenció para cortarse la coleta, sino también para jurarse a sí mismo que jamás volvería a torear (juramento que sólo vulneró por una causa justa: su intervención en un festejo a beneficio del diestro sevillano Antonio Fuentes y Zurita).

De regreso a España, se instaló en su Sevilla natal de espaldas a un mundillo taurino que lo tenía totalmente relegado a la esfera del olvido. Falleció entre sus paisanos el día 9 de mayo de 1928.

Autor

  • JR.